24 de Octubre Día Internacional de la Lucha contra la Poliomielitis. Por Xavi Dua

La Polio

Dedicado a mis compañer@s, para 24 de Octubre, Día Internacional de la Lucha contra la Poliomielitis 2018



La Polio, maestra de vida, maestra no deseada pero maestra al fin y al cabo. Esa Maestra de la escuela de «la letra con sangre entra». Niñez entre torturas y suturas. «Los niños no lloran»; «sé fuerte»; «aguanta un poquito más»; «que niño tan guapo, lástima que no ande»; «no llores o te quedarás como ese niño» le decía una madre a su hijo con rabieta… frases oídas día tras día, edificando un carácter que todavía hoy dura. Años de niño grande que en brazos de su madre subía la colina donde le esperaba ese hospital donde los juguetes desaparecían y las monjas vampiro creaban traumas que perduran, encerrado en un cuarto a oscuras por llorar porque tu madre no había podido llegar para alimentarte con su cariño. Infancia de alegrías gracias a la familia y de dolores por fisioterapeutas queridas. Años de muletas y hierros hirientes. De sube y baja en escuelas con escaleras. De horas de patio y gimnasia sentado en el alféizar. «Tienes que estudiar porque tu no podrás trabajar tirando de un carro» te decía el maestro bajo la mirada de un Franco en retrato sobre la pizarra, ese dictador que nos arrebató la salud para cimentar el Valle de Los Caídos. Tardes de juego corriendo cual caballo, galopando a cuatro patas en esa calle debajo de casa. Y luego formándome en oficio electrónico en una escuela/mundo de minusválidos que hasta entonces me era ajeno. Juventud punk por preferir dar miedo antes que pena, aprendiendo a reparar mis aperos, conocimientos que luego sirvieron para hacer muñequeras de pinchos y cuero. Tiempos de mucha marcha y algunos ligues pues la discapacidad aleja. Años de trabajo de oficina como esclavo que un bendito resbalón y nueve meses en cama, transformaron en una vida adulta de dibujante multimedia. Madurez en silla de ruedas que descubre la danza tantos años negada. Activismo de Orgullo Tullido que todavía danza. Amores, pero ninguno igual como con compañera sillera, maestra de vida.
Al FINAL, TODO MAESTRAS.

Esta y otras historias sobre la polio en una recolección de vivencias de compañeras y compañeros supervivientes de la polio en el blog de Inma Blanco​.
ALAS DE TRAPO

9 comentarios en “La Polio

  1. Fuimos alumnos y maestros. Mosotros llevamos la antorcha que alumbró a otros niños qué oscura era la desgracia. Ahora que suenan los compases del último baile, aprendemos otra coreografía…
    Seguimos siendo discípulos y maestros.
    Un abrazo.

  2. De un plumazo me has llevado a un montón de trozos de mi infancia, a mi adolescencia loca y rebelde, mi juventud no fue punk pero fui una hippie, siempre buscando mi lugar y como tu prefería dar miedo que pena. Muchas gracias por este escrito en el que a mayoría nos reflejamos, besos.

  3. Uff sin palabras, emotivo y real Xavier, el caso de muchos y muchas, personas que pasaron y aún hoy día con secuelas. Vamos que lo dicho, o no digo ya que.. Sin palabras 👌👍👏

  4. Soy agena a la Polio pero me has conseguido trasmitir tu experiencia y me has conmovido. Brillante «Juventud punk por preferir dar miedo antes que pena.»… Gracias por ser nuestro maestro.

  5. Y sin embargo los que te conocimos de grande te veíamos a ti jamas vimos tus muletas te queremos como eres y aunque pase mucho tiempo sin verte siempre eres nuestro Xavi. Mar y José

  6. No sabía que lo que me pasa es el síndrome pos-polio, hasta que lo leí. No me había dado cuenta de lo cruel que ha sido, y es, la polio conmigo, hasta que lo he leído y he sido más consciente. Gracias a los que alzais la voz para que sepan que estamos aquí, seguimos aquí y hemos de seguir aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *